11
May

JUGAR EN UN EQUIPO MIXTO

Aquí os vamos a presentar a Nerea Marín Viloria, actual jugadora del C. D. Aurrera femenino de 2ª división:

  1. ¿A qué edad y por qué elegiste jugar al fútbol? ¿Habías probado otros deportes?

Comencé a jugar a fútbol sala a los 6 o 7 años (ahora tengo 21). Me encantaba el deporte y había practicado tenis, baloncesto, natación e incluso ajedrez, pero al cambiarme de colegio unos compañeros me preguntaron en el patio si quería jugar con ellos y así empecé.

  1. ¿En cuántos equipos has jugado? ¿Y cuántos eran mixtos?

He jugado en varios equipos. Primero en el colegio, a fútbol sala en el Vedruna, que es el equipo del colegio al que iba , después a fútbol 7 en el Aranbizkarra y más tarde en el San Ignacio. Todos eran mixtos, aunque la gran mayoría eran chicos, en los dos primeros eramos solo dos chicas y en el San Ignacio yo era la única. Ya de ahí me fui al Aurrera a los 12 años, donde he jugado en equipos femeninos hasta ahora. También he tenido la suerte de jugar en las selecciones de Álava y Euskadi femeninas.

  1. ¿Con quién juegas más a gusto, chicos o chicas? ¿Por qué? ¿Si tuvieras que volver a jugar en un equipo mixto lo harías?

No tengo ningún problema en jugar con chicos o chicas. Tengo que reconocer que prefiero jugar con chicas porque la forma de hacerlo es un poco diferente, más técnica y menos física, pero me encanta jugar con todos. Ahora mismo estoy muy a gusto jugando a fútbol femenino, pero si tuviera que hacerlo, volvería a jugar en un equipo mixto sin dudarlo.

  1. ¿Tuviste algún problema por jugar con chicos, algún desprecio o insulto? ¿Y alguna lesión?

Con mis compañeros jamás he tenido ningún problema. Alguna pequeña discusión como he podido tener con alguna compañera, pero nada diferente. Con los contrarios casi nunca, pero si que he sentido que a los padres de algunos de los chicos contra los que he jugado les molestaba que una chica pudiera regatearles y les presionaban y chillaban más por eso. Sí que tuve una decepción con la forma de tratarme en uno de los equipos mixtos en que jugué, ya que a la hora de cambiarnos, como no había otro vestuario disponible dos directivos me dijeron que, como era yo sola, me cambiara en la calle con una toalla. Mi padre se enfadó mucho, pero lo mejor fue que todos mis compañeros decidieron salirse ellos del vestuario en solidaridad conmigo. Al año siguiente nos cambiamos todos de equipo. No he tenido ninguna lesión grave con chicos.

  1. En resumen, ¿cómo lo has pasado en tu carrera deportiva? ¿Cambiarías algo?

Para mí, jugar al fútbol ha sido la mejor idea de toda mi vida, y no quitaría nada. De cada equipo he sacado muchas cosas y he disfrutado como nunca, y ahora mismo siento que mi equipo, más que un grupo de compañeras, es como una familia. Por supuesto, animaría a cualquier chica a jugar a fútbol o hacer deporte, ya sea con chicas, con chicos o en una actividad mixta.

IMG-20160416-WA0002

Y aquí tenéis la experiencia de dos de nuestras compañeras:

ASÍ VEMOS NUESTRO EQUIPO MIXTO

Nire ustez, neska eta mutilak dauden taldean futbolean aritzea oso arraroa da, baina ohitzen bazara harremanak izaten, adibidez, talde on bat izaten laguntzen, taldekideei errespetatzen edo horrelako gauzak, oso gustora egongo zara. Batez ere, gaztea bazara. Denok arrazoia izan nahi edota dena ondo egin nahi dugu, eta hori lortzea oso erraza da. Horretarako, arreta jarri behar duzu zure partetik, hori da inportanteena, gauzak ondo egin nahi badituzu.

Denbora daramat futbolean eta gelditzen zaidan denboran, talde on bat izatea eta gure artean errespetua izatea gustatutko litzaidake.

Candi

Estar en un equipo mixto es algo nuevo para mí. Y como nueva experiencia me resulta muy agradable, ya que todos nos llevamos bastante bien. Aunque tengamos nuestras diferencias, nos respetamos y además, me parece que el hecho de estar en un equipo mixto nos hace tener como principal objetivo hacer que el otro no se sienta diferente ni rechazado. Además, nos llevamos muchas cosas de este equipo, como por ejemplo, muchas experiencias únicas, buenos recuerdos, logros y lecciones aprendidas.

Fifi